¿SOLO LOS PARPADOS? IMPORTANCIA DE CEJAS Y SURCOS LACRIMALES



La evaluación de la mirada requiere no olvidar nunca lo que hay por encima y por debajo de los páarpados.

En la parte superior es muy importante la posición de las cejas. En cirugía plástica-estética se debe teer en cuenta que el rejuvenecimiento de la mirada considere la altura a la que se encuentran las cejas. En ocasiones, las molestias por un exceso de piel en los párpados no es real, sino que se debe a un descolgamiento de la frente con caída del nivel de las cejas. En un caso así, una cirugía sobre los párpados (blefaroplastia) puede no lograr mejorar el aspecto de la mirada, quedando incluso piel redundante de nuevo en el párpado en un plazo de tiempo corto. Esta condición puede además enmascarar una asimetría que no se había detectado por la dificultad que presentan algunas pacientes para relajar los músculos de la frente. Tampoco se debe olvidar la posición del ojo o a presencia de ojos saltones, también conocido como vector negativo.

Un exceso de laxitud en la frente con caída de las cejas requiere de una suspensión de cejas para colocarlas juntos al borde óseo de la órbita. Una vez corregido el  problema puede abordarse el exceso de piel y grasa del párpado superior, si es que fuera necesario.

En cuanto a la parte inferior de los párpados de abajo en ocasiones las pacientes pueden presentar los surcos lacrimales marcados y oscuros. La manera más duradera de corregirlos consiste en trasponer las bolsas grasas de los párpados inferiores hacia la zona del surco tras liberar el arco marginalis y los septos orbitarios. De esta forma se corrigen las ojeras profundas en la zona del surco lacrimal.

Para planificar la intervención es necesario un adecuado control de la tensión arterial, evitar medicación antiagregante como la aspirina o las infusiones de herbolario y algunos antiinflamatorios. El tabaco debe evitarse a toda costa desde días antes de la operación. Dependiendo del tipo de intervención, se puede realizar bajo sedación o bien bajo anestesia general. Después de la intervención es conveniente el uso frecuente de lubricantes y lágrimas artificales hasta el cese de la inflamación y el cierre normal de los párpados.

Luis Landín Jarillo
Cirugía Plástica y Reparadora
Madrid, España

Comentarios