FALSOS MITOS SOBRE PRÓTESIS MAMARIAS


Entre algunas de las creencias que pueden confundir a aquellas mujeres interesadas en un aumento mamario, debéis evitar las siguientes ideas erróneas:

1. Los implantes mamarios duran para toda la vida.
Falso. Los implantes mamarios pueden durar para toda la vida en algunos casos muy concretos, pero no debe asumirse que la cirugía de aumento mamario por motivos estéticos realizada en gente joven pueda alcanzar la vejez sin cambios significativos. En cualquier caso la longevidad de los implantes no está garantizada por el fabricante y la rotura de los implantes puede ocurrir con el paso del tiempo. Puede encontrar más información sobre rotura de implantes aquí. También puede encontrar las instrucciones del fabricante aquí.

2. Los implantes pueden explotar al viajar en avión.
Falso. Los implantes, tanto de suero salino como de silicona, no se expanden con los cambios de presión atmosférica. Las rotura de la cápsula de los implantes puede ocurrir con más frecuencia cuantos más años hayan transcurrido desde la implantación. La rotura de un implante de suero salino produce su vaciado, que es absorbido rápidamente y resulta inofensivo para el cuerpo. La rotura de un implante de silicona es más difícil de diagnosticar, y se recomienda el seguimiento con ecografía anual para su valoración transcurridos 5 años. Puede encontrar más información sobre seguimiento de prótesis mamarias en este enlace.

3. Los implantes anatómicos son mejores que los redondos.
Falso. Los implantes anatómicos tienen una forma más parecida a la mama natural, pero tienen un pequeño riesgo de rotación si el bolsillo donde se alojan no queda ajustado. Los implantes redondos pueden estar indicados en cirugías de revisión, cuando el bolsillo resulta más difícil de ajustar y cuando la paciente no quiere exponerse al riesgo de rotación del implante. Por tanto, cada tipo de implante puede ser mejor según el tipo de paciente y de indicación, y no se puede asegurar que unos son mejor que otros.

4. Los implantes rugosos tienen menos riesgo de contractura capsular.
Falso. Los implantes rugosos o texturados presentan una superficie que favorece una leve inflamación que permite la adherencia del implante, pero no implica que tengan menor riesgo de contractura capsular. El riesgo de contractura capsular depende de múltiples factores, que puedes encontrar en este enlace . Los implantes rugosos no deben recibir masajes profundos, mientras que los implantes lisos sí deben someterse a masajes en profundidad.

5. Los implantes mamarios pueden provocar cáncer.
Falso. Tras 50 años de uso de implantes mamarios en millones de pacientes en el mundo, no se ha establecido relación entre el uso de implantes mamarios y la aparición de cáncer de mama. Tampoco los implantes interfieren en la detección o el tratamiento de cáncer de mama, y además se utilizan de forma habitual para la reconstrucción después de intervenciones tras el cáncer. Un tipo infrecuentísimo de linfoma se ha descrito en la vecindad de prótesis mamarias, con una incidencia de 1 entre un millón de pacientes (puede ampliar aquí la información). Dado su bajo nivel de ocurrencia, no existe contraindicación para el uso de implantes mamarios.

Espero que esta información os haya sido útil.

Luis Landín Jarillo
Cirugía Plástica y Reparadora
Madrid, España

Hospital Nisa Pardo de Aravaca

Comentarios